Pintado y Moldeado Imprimir
 
altMediante la aplicación del color podemos realizar figuras muy atractivas a la vista. Sólo se debe tener especial cuidado en la elección de los colorantes, pues éstos deben ser liposolubles; vale decir, disueltos en aceites.

En el mercado podemos encontrar variados diseños de moldes. Para una mejor presentación, se deben utilizar como mínimo 2 tipos de coberturas de chocolate: una blanca sola o coloreada, y la otra de leche.

Es importante utilizar todo el ingenio y la creatividad en la elaboración de este producto de chocolatería destinado principalmente al público infantil.

Una vez fundida la cobertura, de preferencia blanca, se debe tomar una porción de ésta y colocarla en un recipiente.

Luego, hay que agregar gotas de colorante y mezclar, hasta alcanzar el color que se desee —se pueden conseguir tantos colores como se quiera—, manteniendo siempre la temperatura de estas preparaciones entre los 30 y los 32° C, para evitar que se enfríen y pierdan el temperado.

Se deben limpiar muy bien los moldes que ya se hayan utilizado y pintar todos los detalles que se consideren importantes de destacar, para darles un buen contraste a las figuras. Hay que recordar el resalte de los detalles elegidos del molde, cuidando no mezclar los colores. Posteriormente, hay que dejar secar lo
pintado entre 10 y 15 Cº, por 2 minutos.

Una vez hecho esto, debe añadirse otra cobertura al molde y golpear suavemente para retirar las burbujas que pueden haber quedado en su interior. Se debe llevar nuevamente al frío, hasta que la pieza alcance los 5° C, punto donde el chocolate sufre un proceso de contracción, lo que permite que se desprenda del molde fácilmente.
alt alt                           alt alt
Finalmente, hay que retirar del frío y dar vuelta el molde sobre una superficie limpia y seca; se deja reposar por 5 minutos, y luego se desmolda.